Teléf: 261 4980309 | e-mail: info@parroquiadelujan.com.ar


Seguinos: Facebook Twitter Youtube Pinterest

Angelitos en Perdriel contrarrestan la cultura Halloween

Sábado, 1 de Noviembre de 2014 | Actualizado a las 09:13
Comparte:
Valentina, Ariadna y Bruno junto a Ana sorprendieron a Georgina, una nueva vecina de la calle Terrada, y le entregaron la estampita de San Juan Pablo
Valentina, Ariadna y Bruno junto a Ana sorprendieron a Georgina, una nueva vecina de la calle Terrada, y le entregaron la estampita de San Juan Pablo

Por: Alejandra Vargas - avargas@losandes.com.ar (Diario los Andes)

La oscuridad de la calle Terrada en Perdriel se disipaba tímidamente con las velas de los grupos de niños que caminaban desde Quintana hacia el sur y desde Olavarría hacia el norte.

“Queremos celebrar el Día de Todos los Santos (que la Iglesia Católica conmemora hoy)”, explicaba Ana junto los chicos vestidos con túnicas blancas y alas de ángeles al llegar a las casas de la zona.

Como es el cuarto año que se realiza, los vecinos ya saben que en la barriada Halloween no tiene cabida.
La costumbre norteamericana se extendió por el mundo gracias al cine y la TV. Pero la celebración llegó a Estados Unidos a través de los irlandeses que emigraron.

Halloween es la abreviación del inglés antiguo “All hallow’s eve” que significa “Víspera de Todos los Santos”. Originalmente, tenía un sentido fuertemente religioso, pero al llegar al norte del continente americano eso se perdió y se convirtió en lo que conocemos hoy: un festejo dominado por el terror.


Las calabazas quedaron de la tradición celta que celebraba el 31 de octubre el “Samaín”, fiesta de finalización de la época de cosecha. Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el mundo de los difuntos se estrechaba con la llegada del fin del verano, permitiendo a los espíritus pasar a través del mismo.
En varios sitios del mundo, el cuestionamiento tiene que ver con la adopción de tradiciones foráneas (de hecho, en nuestra provincia se realiza mañana “Mendoza tenebrosa”).
Sin embargo, para los católicos, el festejo importado de Estados Unidos se contrapone con sus creencias. Ya en varias latitudes se organizan procesiones o actividades como la que se desarrolló anoche en Perdriel.


“La idea es que esto se contagie... ¿Cómo puede ser que estemos tan quietos? Se habla de que se pierden valores...”, confesó Ana Cameruccio, alma mater de la iniciativa y catequista desde más de 30 años en la capilla Santa Cecilia.


Varios de los niños se están preparando para la comunión, pero también se sumaron otros más chicos y algunos más grandecitos como Sofía, que con sus 12 años tiene muy clara sus convicciones. “Algunos compañeros se juntaron para festejar Halloween, pero yo quise venir aquí.

A ellos les parece poco interesante; a mí, me sale del corazón”, dijo mientras caminaba de una casa a otra junto a Bruno (9), Ariadna (10) y Valentina (8).


En el trayecto, vecinos como Luis o Alicia esperaban a los angelitos con caramelos y tutucas para darles a cambio de una estampita de San Juan Pablo II.

Otros se mostraron sorprendidos como Georgina (20), que como hace poco se mudó a la zona no sabía de qué se trataba y salió a recibir al grupo con su hija mayor en brazos. “Me pareció hermoso... No quisiera que mis nenas vivan Halloween”, apuntó.

Fuente: Diario Los Andes

Comparte:


Comentarios

No existen comentarios para esta noticia. Se vos el primero!

Déjanos tu comentario:

Sume: 10 + 9


Temas de Actualidad