Teléf: 261 4980309 | e-mail: info@parroquiadelujan.com.ar


Seguinos: Facebook Twitter Youtube Pinterest

Cómo fue la Navidad de los cristianos perseguidos y el párroco argentino que los acompaña

Viernes, 2 de Enero de 2015 | Actualizado a las 12:10
Comparte:

Miercoles 31 Dic 2014 , Bagdad (Irak) (AICA):

El sacerdote argentino Luis Montes, párroco de una de las comunidades católicas de Bagdad, Irak, celebró la Navidad junto con su comunidad y relató las vivencias que generó esta fiesta en la comunidad, en medio de la persecución que viven los cristianos.

El sacerdote, misionero del Instituto del Verbo Encarnado (IVE), contó que “había gente que lloraba emocionada” al escuchar el mensaje que el papa Francisco dirigió a los cristianos de Medio Oriente.

A través del sitio de Facebook “Amigos de Irak”, el padre Montes dijo que debieron agregarse tres misas a las usualmente celebradas. Una de ellas fue en árabe y estuvo dedicada a los refugiados que se encuentran en una escuela de la capital iraquí.

“El mensaje que envió el Papa Francisco envió tuvo mucha fuerza porque, si bien iba dirigido a todos los cristianos de Medio Oriente, tenía una especial significación para los que han perdido todo a causa de la persecución”.

En la celebración, el secretario del nuncio en Irak dijo unas palabras acerca del parecido entre los cristianos perseguidos y el Niño Jesús en Belén, y llevó copias del mensaje a todos los fieles.

El sacerdote argentino contó que las palabras del Papa “resonaron con particular fuerza en el ambiente abierto de la escuela” que, como iglesia improvisada, “albergaba a los que más se asemejaban al niño Dios que nació pobre, sin comodidades, fuera de su ciudad, y que debió después huir de quien lo perseguía para matarlo”.

“Mientras se leía el mensaje, había gente que lloraba emocionada”, contó el misionero. “Se cumplía al pie de la letra lo que decía el Papa: «para muchos de ustedes, las notas de los villancicos estarán mezcladas con lágrimas y suspiros»”, agregó.

El padre Montes consideró “muy difícil” expresar el ambiente que se vivía en la misa. Dijo al respecto: “El sufrimiento por Cristo fecundaba los corazones, los unía a su santo sacrificio y les traía paz. Al final de la celebración se acercaron todos a besar la pequeña imagen del Niño Jesús, de madera de olivo de Tierra Santa, que era una proclamación de que el nacimiento del Hijo de Dios en nuestra carne humana es un misterio inefable de consolación. Agradecemos a Dios por esta hermosa Navidad que nos ha concedido. Agradecemos al Papa sus palabras de aliento”.

Comparte:


Comentarios

No existen comentarios para esta noticia. Se vos el primero!

Déjanos tu comentario:

Sume: 8 + 10