Teléf: 261 4980309 | e-mail: info@parroquiadelujan.com.ar


Seguinos: Facebook Twitter Youtube Pinterest

El Movimiento Hospice expuso su fundamento bioético

Jueves, 29 de Octubre de 2015 | Actualizado a las 11:05
Comparte:

Jueves 29 Oct 2015, Buenos Aires (AICA):

Los días 18, 19 y 20 de septiembre, en la Villa Marista de la ciudad de Mar del Plata, se realizó el IV Encuentro Nacional del Movimiento Hospice de la Argentina (MHA).

Participaron representantes de los hospices de Mar del Plata, Luján, Pilar, La Plata, Santa Fe, Vicente López, Córdoba y Buenos Aires. Se realizaron diferentes exposiciones y mesas de trabajo, para profundizar la Identidad del Movimiento Hospice y establecer el fundamento bioético para el desarrollo futuro del movimiento.

A diferencia de otras instituciones o comunidades que agrupan a especialistas que realizan cuidados paliativos, el movimiento explicó su fundamento bioético, considerando el respeto por la dignidad de la persona y la defensa de la vida la vida como don y bien fundamental.

Bases y fundamento
El Movimiento Hospice surge en respuesta a la necesidad concreta de las personas enfermas que se encuentran atravesando la etapa final de la vida. Los Hospices en la Argentina son una iniciativa de miembros de la Iglesia Católica abiertos a todas las personas que los necesiten sin discriminación alguna, con especial preocupación por aquellas que carecen de los recursos económicos necesarios o que no tienen entorno familiar que pueda sostenerlos.

El término “Hospice” describe, tanto un lugar de cobijo y descanso, como la relación que se establece entre el huésped y el que hospeda. Define un ideal y una filosofía de cuidado que libera a la muerte del ocultamiento al que es sometida en la sociedad actual.

El término Hospice refiere a una filosofía, a un espacio, a una modalidad de cuidados compasivos y competentes que pueden ser aplicados de diversas maneras: en el hogar del enfermo, en una casa de cuidados paliativos, en hospitales, o ayudando al enfermo de manera ambulatoria.

A través del modelo asistencial de los Cuidados Paliativos –definido por la OMS en el año 2002-, el Movimiento Hospice propone una ética del cuidado fundada en el respeto por la vida como don y bien fundamental. La hospitalidad y la solidaridad son valores esenciales para la asistencia y el acompañamiento que se realiza a través de equipos de voluntarios y profesionales que ayudan a integrar la multiplicidad de aspectos del cuidado de la persona, en especial la dimensión espiritual, con la finalidad de lograr una atención humana integral.

El Movimiento Hospice en la Argentina quiere ser un aporte a la cultura de la dignidad de la persona y un complemento al sistema de salud actual.

Visión
El Movimiento Hospice de la Argentina aspira a un mundo en el que se respete la vida y la dignidad de las personas que sufren enfermedades avanzadas hasta su fin natural de modo que nadie viva esta etapa trascendente en el abandono y sin los cuidados humanos integrales necesarios.

Misión
El Movimiento Hospice de la Argentina se propone concientizar a la sociedad acerca de las necesidades que toda persona tiene al atravesar la fase final de la vida y generar modelos adecuados que permitan cuidarla con amor, compasión y atención paliativa.

Objetivos
El Movimiento Hospice de la Argentina persigue los siguientes objetivos:
§ Vincular a los diferentes Hospices existentes en la Argentina.
§ Promover y apoyar la creación de nuevos Hospices en el país.
§ Generar los servicios necesarios comunes para el MHA tales como asesoramiento, educación, investigación y difusión.
§ Promover en la comunidad la conciencia de la necesidad del cuidado integral de las personas con enfermedades avanzadas y sus familias.
§ Impulsar con otros actores sociales la legislación y las políticas de salud necesarias para este tipo de cuidados.

Fundamentos bioéticos del MHA
Es esencial la categoría de “dignidad humana” cuando se piensa en el morir del hombre. La situación ideal de la ética del morir es la que integra el valor de la vida humana entendida como un don y el derecho a morir dignamente. La dignidad de la persona humana está en su ser corpóreo-espiritual que lo abre a la trascendencia y es intrínseco a la persona. La dignidad nadie puede asignarla o quitarla, es inalienable e innegociable, siendo objeto de respeto moral y también legal.
Cuando se opta por acortar la vida del enfermo en su fase última tiene lugar la eutanasia, lo que puede prestarse a abusos graves en contra del más débil. Por otra parte, el prolongar de forma indebida la vida del enfermo en su fase final da lugar a la obstinación terapéutica que no adecua los tratamientos a la etapa final de la enfermedad y utiliza medios desproporcionados a la dignidad de la persona y a la calidad de vida deseable.
En relación con estos fundamentos, el MHA opta por justificar y defender el valor de la vida humana, aún y sobre todo, en las situaciones de precariedad biológica desarrollando el postulado ético de cuidar a la persona, humanizando el morir hasta su fin natural.

Coordinadores del MHA
Ricardo Michaud – Hospice San Camilo
Isabel Pincemín – Hospice San Camilo
Matías Najum – Hospice Buen Samaritano
Juan Llapur – Hospice Buen Samaritano
Domingo Chimondeguy – Casa de la Bondad-Buenos Aires
Carlota Alonso – Casa de la Bondad, Córdoba
Cristian Viaggio – Hospice Madre Teresa
Lorena Etcheverry – Hospice Madre Teresa

Informes: www.movimientohospice.org.ar.+

Comparte:


Comentarios

No existen comentarios para esta noticia. Se vos el primero!

Déjanos tu comentario:

Sume: 8 + 8


Temas de Actualidad