Teléf: 261 4980309 | e-mail: info@parroquiadelujan.com.ar


Seguinos: Facebook Twitter Youtube Pinterest

La trata de personas es una herida indigna de una sociedad civilizada

Martes, 10 de Febrero de 2015 | Actualizado a las 10:37
Comparte:

Domingo 8 Feb 2015, Ciudad del Vaticano (AICA):

Después del rezo del Ángelus, en el mediodía de este domingo 8 de febrero, el papa Francisco recordó a los miles de fieles, turistas y peregrinos congregados en la plaza de San Pedro que hoy se celebra la Jornada de oración y de reflexión contra la trata de personas.

El Pontífice invitó a rezar por esos hombres, mujeres y niños esclavizados, abusados como instrumento de trabajo o de placer y torturados y mutilados que hoy existen en el mundo.

“Queridos hermanos y hermanas, hoy memoria litúrgica de santa Giuseppina Bakhita, la monja de Sudán que desde que era niña tuvo la dramática experiencia de ser víctima de la trata, la Unión de los superiores y superioras de los institutos religiosos promovió la Jornada de oración y de reflexión contra la trata de las personas” dijo Francisco.

“Animo a proseguir, añadió, a todos los que están empeñados a ayudar a los hombres, mujeres y niños esclavizados, abusados como instrumento de trabajo o de placer, y frecuentemente torturados y mutilados”.

“Deseo que todos aquellos que tienen responsabilidad de gobierno -prosiguió el Santo Padre- a que se ocupen con decisión para eliminar las causas de esta vergonzosa herida. Es verdad, es una herida indigna de una sociedad civilizada”.

E invitó a “cada uno de nosotros a sentirse empeñado para ser voz de estos nuestros hermanos y hermanas, humillados en su dignidad”. Y concluyó indicando: “Recemos todos juntos a la Virgen, por ellos y por sus familiares”. +

Ante la trata de personas, no vale el silencio ni la inferencia

Martes 10 Feb 2015 , Quilmes (Buenos Aires) (AICA)

“Esta Primera Jornada Internacional de Oración contra la Trata de Personas debe llevarnos a una movilización de la conciencia, sabiendo que son muchas las personas que se ven obligadas a vivir en condiciones similares a la esclavitud. Ante este fenómeno global no vale el silencio ni la indiferencia ni el mirar para otro lado”, advirtió el Departamento contra la Trata de Personas y Delitos Conexos del Obispado de Quilmes.

El un mensaje adhiriendo a la iniciativa que convocó el papa Francisco para el domingo 8 de febrero, la organización diocesana reconoció que “tal vez ignoremos lo que está sucediendo y tengamos miedo a acercarnos a las víctimas”, por lo que consideró “necesario cambiar el modo de mirar al prójimo, reconociendo al hermano o a la hermana sufriente en el Señor, y su dignidad intrínseca en la verdad y libertad, y tomar honda conciencia de este profundo mal, dándonos cuenta de su alcance”.

El Departamento reitero su disposición de escuchar y ayudar a aquellas personas con lógicos temores, por lo que les sugirió acercarse a la catedral de Quilmes (Rivadavia 355, Quilmes Centro) los jueves de 17 a 20.30. Y alentó a hacerlo al señalar que “tu aporte puede liberar a personas y tu conciencia siempre estará tranquila”.

Tras invitar a “denunciar las causas de este fenómeno, recordó que “millones de personas, niños, mujeres y hombres de todas las edades, se ven privados de libertad y obligados a vivir en condiciones similares a la esclavitud. Para aquellos que claman, generalmente en silencio por la liberación, santa Josefina Bakhita es un testigo ejemplar de la esperanza. Todos, tanto las víctimas como sus defensores, deberíamos inspirarnos en su vida y confiar nuestros esfuerzos a su intercesión”.

Asimismo, solicitó a los gobernantes que “interpreten el pedido de compromiso del Papa Francisco con convicciones y no permitan más prostíbulos en nuestro territorio Nacional. Que se comprometan, realmente las intendencias, las gobernaciones de todas nuestras provincias”.

El Departamento también alertó que “debido al creciente acceso de menores de edad a Internet y a las redes sociales, sin supervisión de sus padres e incluso con teléfonos celulares inteligentes que llevan a todas partes, cada día los niños están más vulnerables a este tipo de crimen”.

“Como señaló el papa Francisco en su mensaje, el tráfico ilegal de inmigrantes es una de las formas modernas de esclavitud, que en la Argentina ha sido documentada en muchas ocasiones por los medios de comunicación social. Por las víctimas de trata de nuestras ciudades y provincias para que descubramos la realidad que viven en la servidumbre doméstica, en la prostitución forzada, en el trabajo esclavo y podamos colaborar en su liberación”, sostuvo.

“Oremos por un mañana de esperanza. Dios de esperanza, guía nuestras acciones para hacer realidad este sueño de un mañana de liberación. Ayúdanos a terminar con esta realidad tan dramática de la trata de personas”, concluyó.

Comparte:


Comentarios

No existen comentarios para esta noticia. Se vos el primero!

Déjanos tu comentario:

Sume: 12 + 1