Teléf: 261 4980309 | e-mail: info@parroquiadelujan.com.ar


Seguinos: Facebook Twitter Youtube Pinterest

Palabras de la Iglesia en la partida de Nuri Donnantuoni , Reina Nacional de la Vendimia 2005

Sábado, 14 de Febrero de 2015 | Actualizado a las 09:02
Comparte:

Viernes 13 de febrero de 2015, Arquidiócesis de Mendoza

Lectura del Evangelio de San Juan 19, 25-27
“es demasiado jóven para morir…esto es injusto”… “tenía todo por delante”
2. Tal vez debamos reconocer una y otra vez que . Jamás estaremos suficientemente preparados: ni cuando está anunciada por una larga enfermedad…menos aún cuando resulta inesperada…o cuando además, toca la vida de alguien tan joven, con un puñado enorme de sueños por delante, con un esposo ejemplar y una familia que vivir.

“El que cree en mí, aunque muera vivirá” (Jn 11, 25)
Es cierto que la muerte nos provoca un rechazo profundo. Tal vez en esta amarga experiencia pudiéramos a tientas reconocer que tanto rechazo no se entiende sino porque
3. El evangelio de Juan recuerda que en aquel momento dramático del jóven Jesús están las personas más significativas de su vida: Los otros evangelios completarán el relato haciendo referencia también a la presencia de
También acá están los más cercanos a Nuri. Están : su esposo, su papá y, su hermano. : su madre, su hermana, sus tías, primas y queridas amigas.
Muchas personas…y entre ellas…hay que reconocerlo, : hoy despojadas de capas, cetros, coronas sin atributo alguno, a cara lavada. Manifiestan así que ante la partida de este mundo, todos somos iguales ante Dios…
Pero como pueblo, entendemos también, que así se manifiesta el honor a una Mujer que supo ganarse un lugar de reina, también entre sus pares.
Una reina que ya no necesita los atributos humanos, porque ahora se dispone a ser revestida de la Gloria de Dios. Posiblemente se pueda decir que
- Llevó desde niña una corona discreta, desde la cuna, una corona que se hizo espejo de virtudes… fue coronada en su propia casa de Pareditas, desde la cuna, por su amor y su presencia siempre cercana.
- Diecinueve años más tarde fue el pueblo de San Carlos el que la coronó para siempre. Así lo confirmaron después todos los mendocinos.

4. Muchos conocen a este nuestro pueblo, como el pueblo del agua, y es verdad. Entre otras cosas hemos aprendido que el agua tiene memoria. Nunca olvida por donde bajó su cauce por años, para aumentar así los arroyos o llenar las acequias de los campos.
Si el agua tiene memoria ¡Cuánto más nosotros, el pueblo del agua!...


Creemos con Dios y con la Iglesia- -, que Nuri vivirá para siempre resucitada en el amor de Dios, porque Dios siempre cumple lo que promete…

Creemos que vivirá por siempre en las Vendimias de Mendoza…
la belleza cuando es auténtica nada tiene de frivolidad, siempre se reviste de humildad, sencillez y servicio al pueblo.

Valdrá la pena recordar que gran mujer
Decimos también que Nuri nos enseña que es posible reinar sin abandonar la fe…
Que es posible ser reina sin dejar de creer que Dios es el que Reina por encima de todos, y que la Virgen, a quien honró como la señora del Huerto en su escuela, como la Virgen del Carmen en su amada Pareditas…o como Patrona de los Viñedos en cada Vendimia…es siempre la más pura, la más bella, la más hermosa de todas.


A la madre de todos, a la Virgen María, Reina de las reinas, a la madre del Cielo, a la que estuvo al pie de la cruz y comparte el gozo pascual que nadie le puede arrebatar, le decimos, junto a Nuri, que participa en la comunión de los santos y del vino nuevo en el Reino de los Cielos…
P. Gerardo Aguado

La Iglesia presente en el dolor por la muerte de una Reina de la Vendimia

Viernes 13 Feb 2015, San Carlos (Mendoza) (AICA):

La repentina muerte de la joven Nuri Donnantuoni, elegida Reina de la Vendimia en 2005, conmovió a la sociedad mendocina. La joven, que supo ser un símbolo cultural de la provincia y un ejemplo de la superación personal y la ayuda al prójimo, fue despedida con una misa exequial a la que asistieron buena parte de los vecinos de San Carlos. Muchos otros fieles rezaron por su eterno descanso desde sus lugares de pertenencia.

El presbítero Gerardo Aguado presidió la misa exequial ofrecida por la joven reina vendimial. Durante la celebración se leyó el capítulo 19 del Evangelio según San Juan, en el que se recupera el momento en que la Virgen María estuvo a los pies de la cruz de Jesús.

El sacerdote reconoció que la idea de morir genera un rechazo profundo, pero recordó también palabras de Jesús: «El que cree en mí vivirá». El celebrante destacó la presencia de tantos seres la que quisieron, y dijo: “Creemos con Dios y con la Iglesia, que se expresa en el pueblo, que Nuri vivirá para siempre resucitada en el amor de Dios, porque Dios siempre cumple lo que promete; vivirá en el corazón de su esposo, de sus padres y de sus hermanos, y vivirá por siempre en las vendimias de Mendoza”.

El padre Aguado también sugirió repasar su testimonio de “gran mujer”. Al respecto expresó: “La belleza, cuando es auténtica, nada tiene de frivolidad, siempre se reviste de humildad, sencillez y servicio al pueblo. Cuando se es Reina del Pueblo, es posible reinar siempre, aún con mandato cumplido. Mirando la vida de estar gran mujer, es posible reinar sin dejar de ser una esposa enamorada, una hija dócil y colaboradora en todo, una hermana solidaria y confidente, cercana siempre a parientes y amigos…”.

El celebrante también destacó el testimonio de fe de la joven fallecida. Antes de terminar su homilía, invitó a rezarle un Ave María para que el Señor la tenga en la gloria y comparta ya el gozo pascual, la comunión de los santos y “el vino nuevo en el Reino de los Cielos”.

Durante la misa central de la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, celebrada el miércoles 11 de febrero, el arzobispo de Mendoza, monseñor Carlos María Franzini, también rezó por la joven e invitó a los fieles presentes a elevar una oración por su alma.

Comparte:


Comentarios

No existen comentarios para esta noticia. Se vos el primero!

Déjanos tu comentario:

Sume: 10 + 1