Teléf: 261 4980309 | e-mail: info@parroquiadelujan.com.ar


Seguinos: Facebook Twitter Youtube Pinterest
Banner 01

Cursillos de Cristiandad

Comparte:

El Movimiento de Cursillos de cristiandad (MCC) no es una asociación, sino un método de Evangelización que engendra un Movimiento, fundado por el signo eclesial de la comunidad, con una estrategia propia orientada a evangelizar potenciales agentes de cambio (constructores de la sociedad).

Así descubrimos lo que es esencial del Movimiento y cuál es su finalidad.

La Esencia: es un Movimiento de Iglesia y tiene un método propio.

La Finalidad: posibilita la vivencia y la convivencia de lo fundamental cristiano ayudando a descubrir y a realizar la vocación personal. Favoreciendo la creación de núcleos de cristianos que fermenten de Evangelio los ambientes.

En la década de los años 1940 surgió este Movimiento de Iglesia (en época de la segunda guerra mundial, de un mundo descreído, de falta de Dios). Un grupo de cristianos, sacerdotes y laicos en íntima comunión con su Obispo, llegaron a compartir una misma mentalidad y a convivir una misma inquietud apostólica.

Desde sus inicios, el MCC comprendió que era necesario cambiar radicalmente las personas las familias el mundo y eligió hacerlo a través de lo que su finalidad define como Fermentación de los Ambientes.

  • ¿Quieres saber que es el Cursillo?
  • ¿Qué te ofrecen?
  • ¿Cómo?
  • ¿Para quién es?

El MCC optó por una Pastoral Ambiental

Esta opción pastoral incluye dos exigencias esenciales: incorporarse a las culturas y asumir la dimensión misionera de la Iglesia misma.

El MCC, para cumplir su misión evangelizadora, opto por evangelizar preferentemente los ambientes (Familia, trabajo, vecinos, escuelas, el Club etc.) además los de poder de decisión (políticos, policía, médicos, abogados, etc.) porque es en ellos donde se crea, se transmite y se transforma la cultura. Pero es allí donde se produce la ruptura entre el Evangelio y la cultura, entre la cultura y los valores, y allí también donde se recrea esa comunión. En ello se coincide en la Pastoral actual que contempla, como prioridad, la creación de equipos apostólicos en los ambientes o estructuras funcionales, donde se elabora y se decide en gran parte el proceso de liberación y humanización de la sociedad.

El MCC realiza esta tarea Pastoral Ambiental a través de personas que son los agentes de cambio, organizados y formando núcleos de cristianos dentro de los ambientes logrando contagiar a las personas.

El MCC planifica su acción pastoral en función de su finalidad, prepara y realiza los Cursillos, donde estudia y se descubre, a hombres, mujeres, familias que son vértebras y locomotoras en los ambientes ayudando a descubrir y a realizar su vocación personal, familiar, de esta manera se promueve se integra en núcleos de cristianos y se contribuye de impregnar de Evangelio los ambientes con nuestro testimonio de vida.

En la Arquidiócesis de Mendoza el MCC posee 46 años de vida, con el acompañamiento de los obispos Mons. Buteler, Mons. Maresma, Mons. Rubiolo, Mons. Arancibia, siendo los asesores espirituales del MCC P. Antonio Torio, P. Alfonso Milagro, P. José Manzano, P. Julio Orellano, P. Juan Galiotti, P. Jorge Farfán, P. Hugo Astudillo. Los integrantes del Secretariado son nombrados por el Obispo, las Coordinadoras funcionan en las distintas zonas de Mendoza. La Coordinadora de Luján abarca todos los distritos de esta comunidad. Contamos con nuestras Escuelas de Formación semanales y una vez por mes encuentros espirituales (Ultreyas) acompañado siempre por nuestro asesor espiritual Diacono Roberto Fucili. Dichos encuentros funcionan en los salones Parroquiales.

¿Qué es el Cursillo?

No se trata de un curso teórico, ni de un retiro espiritual. Es ante todo una experiencia de vida. Una experiencia única que conduce a descubrir lo fundamental cristiano, para vivirlo mejor. Es un encuentro con uno mismo, con Cristo y con los demás.

Esta experiencia empieza con un fin de semana de tres días. En un clima de alegría y de fraternidad, donde se aprende a conocerse mejor, a experimentar la presencia y el amor en Jesucristo a descubrir el bien que puede traer al mundo una comunidad cristiana atenta y amante.

¿Qué te ofrecen los cursillos?

Un lanzamiento hacia un mundo mejor.
Una clave para descubrir un sentido de vida.
Aprender en tres días a ser feliz toda la vida.
Como conocer mejor a Jesús y como aprender a seguirlo.

¿Cómo?

Mediante un pararse… y pensar.
Mediante un mejor conocimiento de ti mismo, de tu familia, de tus amigos, del mundo que te rodea.
Mediante la posibilidad de conocer y vivir el proyecto cristiano, enseñado por JESUS.
¡El Cursillo no te enseña todo, solo te despierta las ganas de conocerlo mejor!
El cursillo se realiza con un grupo de personas durante tres días. Se dan charlas de temáticas actuales, enfatizando sobre el sentido de la vida, los valores Cristianos, la Familia, la dignidad del trabajo, ¿Qué es la Iglesia?, la responsabilidad en la vida social, etc.

¿Para quién es el cursillo?

Para los que quieren encontrar el camino hacia la felicidad.
Para los que quieren aprender a amar.
Para los que quieren cambiar porque están insatisfechos con sus vidas.
Para los que no creen…y quieren creer.
Para los que creen…y quieren aumentar su fe.
Para los que creen…pero no la practican.
Para los que creen pero sienten que su fe se ha dormido

¿Candidatos particularmente buscados?

El que tiene cualidad de líder, que tiene influencia dentro se su ambiente, la persona cuyas opiniones cuentan, cuyas decisiones provocan cambios, cuyas actitudes arrastran, aquel que trabaja para construir un mundo mejor, la persona sociable, que le gusta el trabajo en equipo, preocupada por los demás.
¿Quién puede vivir un cursillo?

Se dedica a toda persona adulta, equilibrada, madura, capaz de captar el mensaje evangélico y comprometerse con el servicio al prójimo. Es abierto a toda clase social hombre o mujer casada o soltera. La experiencia de los tres días de cursillo no es un fin sino una etapa, vivir cursillo es una inolvidable experiencia. Es el inicio de una nueva vida.

¡Tú!... ¿por qué no?

Comparte: