Teléf: 261 4980309 | e-mail: info@parroquiadelujan.com.ar


Seguinos: Facebook Twitter Youtube Pinterest
Banner 01

Reseña Histórica de la Imagen Fundadora

Comparte:

Por Sra. Alicia de Sanchez.

Desde tiempos muy antiguos la imagen de Nuestra Señora de Luján de Cuyo, que se venera en su Santuario, es una imagen de vestir de madera policromada de 1.80 m. Así lo confirma el primer inventario de los bienes de la Parroquia Nuestra Señora de la Concepción , titulada de Luján, levantado por el párroco Pbro.José de la Cruz Dávila : “Un retablo nuevo de madera pintado, en el que se halla el trono de la imagen de Nuestra Señora de la Concepción . Dicha imagen está vestida y adornada del modo siguiente: una corona grande de plata, una cabellera, un par de zarcillos de piedras engastadas en plata, un anillo con una piedra fina, una cruz y cadena de oro, un vestido de seda bordado en campo blanco, un manto de raso celeste, una media luna de plata con dos estrellas de oro.”
En octubre de 1878 el Pbro Benjamín Estrella deja, al terminar su gestión como Párroco, un inventario más detallado de los bienes parroquiales , de los objetos sagrados utilizados para el culto y ornamentos. Detalla también que en el Altar Mayor, al centro, se encuentra la imagen de la Santísima Virgen de Luján y menciona que tenía “Tres mantos de la Virgen, cuatro vestidos, cinco ad interiores, siete cabelleras de regular uso,una corona de plata, una media luna de plata, dos rosarios, una cadena de oro con Cruz y perlas engastadas, un rosario de cristal y cruz de oro… Estos objetos preciosos eran donaciones que las fieles ofrecían a la Virgen.
En el inventario que deja el Párroco Juan Agustín Videla en el año 1886 ya figuran los nombres de las donantes de la indumentaria de la Virgen: “Un manto nuevo donado por la Sra. Irene L. de Tabeada, un manto sin concluir regalado por la Sra. Teodocia O. de Guiñazu, cuatro vestidos de la Virgen, uno donado por la Sra. Luisa de Rosas, un vestido bordado con lentejuelas regalado por la Sra. Irene de Tabeada, un vestido blanco de raso floreado por la Sra.Celina R. de Roldan, cinco vestidos interiores, tres cabelleras de la Virgen , una de ellas confeccionada por la Sra. Andrea P. de Riveros.. .”
En el año 1909, el Padre Juan de Dios Vallcanera se propone construir un nuevo Templo y manda confeccionar un nuevo manto y delantal, para la imagen de la Santa Patrona, a la Fábrica de Ornamentos de José O. Guerrero, en Valencia (España). Dicho Manto fue restaurado en el año 1957 cuando se realiza la Coronación Pontificia de la Virgen de Luján de Cuyo. Los bordados fueron aplicados a una tela nueva, dando realce a una exquisita artesanía religiosa que aún se conserva en nuestra Parroquia.
Después de 37 años más de uso, siendo Párroco el Padre Raúl Galán, en vísperas de la Fiesta Patronal el 7 de mayo de 1994, la imagen de la Virgen estrena un nuevo manto y delantal, confeccionados por la Sra. Yolanda Aldaya y los bordados por la Srta. Alba Amadío.

En el año 2003, próximas las fiestas patronales, a sugerencias del Párroco Gerardo Aguado, se confecciona un nuevo manto y delantal para la imagen, obra de la Sra. Celia de Savina y bordado por Alba Amadío.. Estrenado el 4 de mayo de ese año, es el que luce, en el presente, la venerada imagen de la Virgen de Luján.
No obstante lo escrito anteriormente, no existen documentos ni testimonios que avalen que la imagen de vestir que veneramos, sea la que trajo el devoto comerciante, desde Buenos Aires a Mendoza, en una de sus carretas. Al respecto, debemos tener en cuenta el relato que hace el Padre Jorge María Salvaire, Teniente Cura del Santuario de Luján en ese entonces, sobre el origen de la Villa de Luján en Mendoza. En el capítulo XXXVIII de su libro “Historia de Nuestra Señora de Luján”, publicado en 1885, nos dice: …”no se olvidó el agradecido mendocino de la promesa que había hecho a su celestial Bienhechora. Hizo con suma devoción su peregrinación al Santuario de Luján, permaneciendo unos días en oración a los pies de la Virgen. Compró una preciosa imagen a uno de los santeros del lugar y después de haberla aproximado a la milagrosa Imagen, con la esperanza que con su contacto le comunicara la virtud sobrenatural que en ella residía, siguió el camino de vuelta al lugar de su nacimiento”.
Si tenemos en cuenta el valor testimonial y los fundamentos históricos del libro del Padre Salvaire, también tenemos que considerar los detalles del relato: Compró una imagen de la Virgen de Luján y la aproximó a la milagrosa imagen que se veneraba en el Santuario. Esa imagen llegó al país en 1630 ; es de pequeña talla (38 centímetros) y desde el principio, de acuerdo a la usanza de la época, se la cubrió con vestiduras: túnica blanca y manto azul celeste. Como es de terracota (arcilla cocida) el padre Salvaire , para impedir su disgregación, la hizo recubrir con una funda de plata; en 1887 la colocó sobre una base de bronce y le adosó la rayera que la caracteriza, con la inscripción: “Es la Virgen de Luján la primera Fundadora de esta Villa”.
En nuestra Parroquia hay una imagen de la Virgen de Luján que se venera en la Capilla provisoria de la Sede. Es una hermosa y valiosa talla de madera policromada que data del siglo XVIII. En el año 1982, Monseñor Paulino Reale (en ese tiempo, Párroco de Luján de Cuyo), hizo imprimir unas estampas con dicha imagen y en el reverso figura escrito el título: Imagen Fundadora: Talla de madera del S. XVIII.

“Santuario “Ntra. Sra. de Luján”

Para finalizar debemos reconocer y testimoniar, que la devoción a la Virgen de Luján no está dirigida a la imagen material, sino, a lo que ella representa y significa:: Nuestra Madre del Cielo, que nos protege y ampara con su manto, la Primera Fundadora que le dio vida y nombre a nuestro Departamento de Luján de Cuyo.

Comparte:

Temas de Actualidad